Lunes, 22 De Mayo De 2017
Pl. de l'Ajuntament sn, 
Alins - 25574
Teléfono: 973624405 Fax: 973624388

MARCO HISTÓRICO

Foto


La ocupación humana del territorio del Pallars data de tiempos prehistóricos, lo que ha configurado los usos del suelo y ha modelado el paisaje. Sin embargo, el aislamiento geográfico de la Vall Ferrera y de su entorno comarcal, Pallars Sobirà, ha condicionado el crecimiento y ha hecho que este territorio tenga un desarrollo económico más atrasado respecto a sus comarcas vecinas- Alt Urgell, el Pallars inferior y la Alta Ribagorça.
El hierro fue explotado en la Vall Ferrera hasta el siglo XIX, como materia prima para alimentar la tradicional industria de la fragua pirenaica, es decir, la industria de obtención del hierro a partir de sus menas. Esta actividad adquirió fama entre los siglos XVI al XIX por la calidad del metal obtenido y de los productos con él manufacturados (llaves, rejas, armas, etc ...). Con el desarrollo moderno de los hornos altos, la actividad de las herrerías perdió vigencia y a finales del siglo XIX prácticamente había desaparecido. A la desaparición de la actividad siguió la destrucción de las fraguas y el olvido de esta actividad tradicional.
A pesar de las condiciones de vida duras derivadas de un territorio montañoso con unas condiciones extremas en invierno y con una falta de servicios, la Vall Ferrera era un territorio que se mantenía con una economía de autosubsistencia especializada en las actividades primarias: la ganadería, agricultura y la explotación de los bosques.
A principios del siglo XX con la mejora de las comunicaciones y la entrada, aunque lenta, de la economía de mercado, comenzó la transformación de las viejas estructuras tradicionales agrícolas y ganaderas. Esto coincidió con el inicio de la industrialización de Catalunya, lo que provocó un despoblamiento espectacular de la Vall Ferrera.
Al importante proceso de crisis ya iniciado, hay que añadir que la Vall Ferrera, dentro del contexto del Pallars, fue uno de los valles que no quedó afectado durante los años 1950 por la gran expansión en el Pallars Sobirà de las centrales hidroeléctricas que debían dar respuesta a la demanda energética de los grandes centros industriales catalanes. Este hecho todavía acentuó más la regresión demográfica de la Vall Ferrera, un territorio cada vez más aislado y que ofrecía muy pocas posibilidades para la población.
Con el objetivo de detener la regresión demográfica y socioeconómica de las áreas de montaña que presentaban un grado de desarrollo inferior al del resto de Catalunya, se aprobó la ley 16/1990, de 9 de marzo, de alta montaña. Sus objetivos principales eran igualar el nivel de vida de los habitantes de montaña con los del resto de Catalunya, detener el proceso de regresión demográfica y compatibilizar el desarrollo turístico con la preservación del patrimonio natural, cultural e histórico.
Actualmente, la economía agraria y ganadera se complementa con el sector turístico, actualmente principal motor económico del municipio.

Mapa Web